Mantenimiento

Mantenimiento de toldos en Madrid

Despúes de unos años de uso, el calor, el frío, el sol o la humedad pueden dañar nuestro toldo.
Los toldos están hechos con materiales muy resistentes y pensados para aguantar durante años las inclemencias del tiempo, pero requieren cierto mantenimiento para que duren más años y que se vean como nuevos durante más tiempo.

Rotura longitudinal o rasgado
Puede producirse por efecto del viento o por una pequeña fisura que con el tiempo se va abriendo. Puede pegarse o coserse sin demasiados problemas, de forma provisional, para que aguante durante un tiempo.

Descosido o despegado
En las zonas que estaban pegadas entre sí o cosidas y se despegan o separan, sería conveniente sustituir la lona por una nueva.

Desgaste o degradación del material
Es un daño propio del paso de los años o de la acción de los rayos del sol, la humedad o el viento. Dependiendo de su gravedad podrá recuperarse o será necesario reemplazar la lona.

Avería o bloqueo de la maquina
El toldo manual que se acciona con manivela, puede chirriar o bloquearse y en este caso solo se necesitará un pequeño engrase. Si la avería es mayor, puede que haya que sustituir algunas piezas de engranajes del toldo por unas nuevas.

 

Realizamos trabajos de mantenimiento de toldos y pérgolas.

Movemos, volvemos a instalar o sujetar los toldos para evitar que se suelten cuando las superficies de agarre están dañadas o hay despredimientos. Realizamos mantenimiento de los anclajes, sustitución de poleas y cuerdas en capotas y pérgolas, cambio de motorización, cambio de brazos, lonas o telas deterioradas etc.